Editada por la vergüenza de ser un puberto de 13 años.