No hay muchas personas que saben que deseos estan abiertos para ellos en las historias y visiones de su juventud; cuando somos niños aprendemos y soñamos, pensamos opiniones formadas a la mitad, y como hombres cuando tratamos de recordar, estamos podridos y prosaicos con el veneno de la vida.

Pero algunos de nosotros despertamos en la noche con extraños fantasmas de cerros encantados y jardines, de fuentes que cantan en el sol, de acantilados de oro dominando mares murmurantes, de aviones que viajan debajo de ciudades durmientes de bronze y piedra y de compañias oscuras de heroes que viajan a caballo blanco a lo largo de los bordes de un bosque denso; y entonces cuando sabemos que hemos visto de regreso a las puertas de marfil dentro de un mundo de deseos que era nuestro antes de que fueramos sabios e infelices.

-Thuriel
Anuncios