Lonely
Lonely

Tu ausencia no me ha enseñado como estar solo,
únicamente me ha enseñado que aunque seamos dos
sólo se destella una sombra sobre la pared.

Y al momento en el que leas esto habrán pasado mas de treinta años y estaré solitario, con barba y un cenicero. Ya no existiré y habré sido borrado.

«Operadora, número porfavor, han pasado muchos años, se acordará de mi vieja voz mientras pelea contra las lágrimas?. Hola, es Elena? soy el viejo Thuriel Frost, y te estoy llamando de larga distancia, no te preocupes por el costo. Porque han pasado cuarenta años o más ahora porfavor regrésame la llamada, vayamos a vernos por un café para hablar de todo lo que ha pasado. Me siento mas viejo y parece que tu también lo estas, ¿cómo esta tu marido?, ¿cómo estan los niños?, ¿sabías que yo también me casé?.
Que suerte que encontraste alguien que te haga sentir segura porque antes éramos tan tontos, jóvenes y ahora somos maduros. Y siempre fui tan impulsivo, parece que lo sigo siendo y todo lo que importó en ese entonces es que yo era un hombre pero creo que nuestra relación nunca estuvo destinada a ser, ahora, te amo, ¿qué no ves?. Eran días de prosa, de poesía y rosas, éras lo único que tenía y yo era lo único que tenías, ¿recuerdas como no teniamos mañanas?, ¿recuerdas como nos guardabamos nuestros dolores para sacarlos en un día de lluvia?, ¿recuerdas esas tardes temblando junto a ti?.»