Te odio cada vez que cierro mis ojos;
La realidad interfiere con pensamientos desvanecientes
Una sonrisa me engaña y me dibuja cerca.
Amo la manera en que me reduces a las lágrimas.

Mis espíritus se distraen y disuelven mi prisma
Confrontando creencias y representando su prisión
Y en lo que mantienen disonancia,
Mantengo la oración y deseo por tu presencia.

Anhelando que tu visión obstaculize el perfeccionamiento
Mientras entro a tu aura y me rehuso a moverme
Encaras una sonrisa de satisfacción y te me vuelves urgencia.
Y el corazón que regalé, continuas refregándolo.

Así que bendice mis labios y átame a lo largo
Seréname con tu canción de suicidio.
Porque contigo, mi sonrisa se convierte en un bluff
Pero sin ti, mi existencia se dispara a una dimensión paralela
Donde ni el espacio ni el tiempo yacen dentro.