Nacido con premura
Y puesto al lado de una cerda
La desgracia de las tetas
Leche en ambas orejas
Escándalo tan abiertamente exacerbado
Añejados en mortandad
Gracias a la Muerte por no nacer de nuevo
Pero benditos sean los muertos
Que prorumpieron en notas encuadradas
Vidriosos pequeños espiritus
Escarbados en las almas
De Grandes Maestros idos
Un Vals de los Idiotas
El latir del corazón da el ritmo
Así que morimos por notas.

Anuncios