351edab3b84835b1c97ba3421e83b1b0

Ya es de mañana y estoy acostado en mi cama.
Estoy escuchando el sol regándo su luz en mi ventana, los pájarillos cantar, el sonido de mi perdiéndo mis pies y el encuentro de mi hueso soñador.
Mi almohada huele a ti, a deseo, como encontrar algo que valga la pena soñar.
En unos minutos me levantaré, me tomaré una taza de café, bailaré en calcetines alrededor de la cocina, tomando este nuevo sentimiento floreciendo dentro de mi pecho y aferrándome a él.
Pero por ahora, sonreiré, te besaré un despiértate, y trazaré los ángulos de tu pecho, pero por ahora, me quedaré en ti.
+
Ya es la tarde y estoy sentado en mi escritorio.
Estoy viendo un documento en blanco, una nota pegada en mi monitor que dice “amor”, una taza de café vacía, a mi reloj que no se mueve lo suficientemente rápido.
Estoy imaginándote aquí, que estas respirando detrás de mi cuello, que estas dándole vuelta a la silla y desconcentrándome de esto, que estas alejando todas las responsabilidades a la ventana cerrada.
Debería ponerme a trabajar, terminar esta propuesta, hacer una cita, y dejar de pensar en ti.
Pero en lugar de eso, escribo tu nombre en papeleo legislatorio, cambiando mi status de relación en facebook, mordiéndome el labio y sonrojándome. En lugar de eso me echaré un chapuzón al profundo fin.
+
Ya es el atardecer y estoy parado a mi puerta.
Estoy sosteniendo mi maletín, mi cigarro quemado a la mitad, mi iPhone, mis nervios, mis sueños, y mis sueños que me hacen seguir.
Te estas estacionando y abriendo la puerta, la bicileta del hijo de mi vecino fuera del camino, mi corazón en mi garganta, mi mano en la tuya, mi miedo en el infierno.
Nunca organizé verte de nuevo, verte caer en tu paseo bajando las escaleras, estar ahí para atraparte, para sentirme así, para perder mi independencia, para olvidar mi plan a largo plazo de diez años, para amar tus ojos de caleidoscopio.
Pero eres todo lo nunca quise, necesité, organizé, pedí ni merecí. Pero eres todo.

Anuncios