El día de hoy he despertado pero qué puedo ver? El panóramama solo cinluye a dos mujeres gordas, y mentiras blancas haciéndose espacio entre las neuronas, los nervios y una médula espinal inútil de cargar el peso que me he conllevado por los días.
Al final del tiempo pienso que yo debería ser una especie de Druida basado en terminología psicológica o adyacente a la medicina contemporanea…

…Pero, ¿Por cuánto tiempo realmente?
La luna ya esta a medio cuarto menguante y yo sigo en la paradoja enigmática de mi borde mental.
Ella es dulce, eso sí.
Si ha rasgos generales y bipolares hemos llegado, ella es una especie de hermosa esquizofrenia, perpetua.
Solo que simplemente tengo la mente encandescida y lo poco que proceso me basta para un juego donde Canadá y dos Suecias estan envueltas.
Genero toda la magia posible pero las ramas de los maples me han nublado la visión, hacen ver todo tan lindo que el futuro no me importa del todo. Vayan días de excelencia los que me han pasado por detrás delante.

¿Y en donde quedó Thuriel?
A contra-esquina del paraíso.

Así que juégame a las matemáticas cariño, conocerás al verdadero yo, lo verás cuando de los cielos azules no quede nada y cuando las nubes se conviertan en granizo. Tan sencillo como decir, cuando los cerdos vuelen.

[Espero que la teoría de la evolución de las especies no me traicione.]

Anuncios