Hoy te voy a conocer en voz y en arrugas de palmas de mano.
Hoy te voy a conocer de tono de piel a color de ojo.
Hoy te voy a conocer de esmalte de uñas a cabello lacio.
Un sueño para dos y dos para ambos, de acento extranjero a lenguaje corporal.
Te conoceré como al paraíso porque dos de nos es igual a uno en conjunto.
Porque te amo hasta los nervios de estomago.
Porque al final de conocerte, te volveré a ver.

He soñado un día así desde hace dos años y estoy por hacerlo una realidad a todo color y en vivo.
Espero este día a ojos cerrados y luz de vela. De sonido en sonido no persisto en dar alance a la improvisación porque el sentimiento viene solo; Enojo, tristeza o felicidad por igual de manera en manera, Canadá o Inglaterra, Viena o Rio de Janeiro, me sigue dando igual.

Un cigarro para la ansiedad y contra-esquina del paraguas para calmar los cántaros. El pajarillo vuela al cohete y la ventana tiembla, un largo camino hacia la nada, muerte sin encontrar un propósito de vida.
Con este escrito me he dado lugar a la sensatez de la insensatez. Pero no importa, porque la necesidad de esto es inexistente. Seré olvidado en 100 años, que importa.

Anuncios