Esto pasó hace 3 minutos, eran las 12:53 de la noche y maté a una palomilla.

Todo comenzó a las 12:24 a.m. cuando yo estaba placidamente sentado frente al computador nerdiando como lo suelo hacer a esta hora. Estaba pasando mi tiempo platicando con la mujer que adoro, insultando a unos amigos por el simple placer de hacerlo y jugando hasta que vi algo inusual moviéndose detrás de mi guitarra acústica. Decidí ver que era lo que sucedía, probablemente me estaba imaginando cosas porque ya tengo 2 días sin dormir como Dios manda.

Mochila Y Guitarra

Mis suposiciones eran incorrectas, realmente había algo detrás de mi guitarra acústica, la moví un poco pero nada pasó. Procedí lentamente a tocar el cuello de esta y sentí algo que se movió, la guitarra solía tener un hilo colgando con una etiqueta pero al tratar de buscarla no la encontré a lo que entonces abrí bien mis ojotes y vi lo mas espeluznante que jamás había visto en mi vida (ok, ya había visto algo así): Era L’Palomille (wtf?).

L’Palomille

Primero corrí a la puerta como todo un homosexual [no offense intended!] y me quedé mirándola unos segundos hasta que reaccioné y recurrí rápidamente a mi mochila para recolectar cada libro // tarea que pudiese. Primero tomé mi tarea importante de Matemáticas en la que he estado trabajando todas las vacaciones, por supuesto no iba a echar a perder mi trabajo así que opté por tomar mejor el libro de copias.

Esto no fue suficiente pues lo arrojé por el miedo de acercarme y que me matará, procedí a encender el ventilador de techo para que no se pudiera quedar quieta y estuviese volando alrededor, cosa que irrefutablemente no sirvió ni un carajo así que tuve que esperar y perder mi tiempo tweeteando y diciéndole a mi gente del MSN que me viniera a salvar.

Lightsaber & Camisa

Total, después de cinco fabulosos minutos esta cosa decidió salir de su escondite y se detuvo a contemplar la alfombra azul de mi recámara así que procedí a agarrar una camisa sucia se la arrojé (presumo que mi puntería es buenísima por cierto…) y quedó irremediablemente atrapada debajo de mi camisa sucia, asquerosa, de color azul también para hacerle juego a la alfombra, al final, procedí a tomar mi Lightsaber que compré en Disneyland y empecé a picarle a la camisa para apretarla y que la palomilla muriese aplastada como sus demás compañeras palomillas.