Image by: Sheena Israel
http://www.sheenaisrael.com/home/

La perestroika toma fuerza y juega trucos en mi mente, alucinaciones sin ácido y sin drogarse.
Las cosas que realmente importan; ven, enséñame.
Cuerpo comprimido, estrés mental, pensamientos extraviados. Y, ¿Por qué no?, también nervios estomacales, bloqueos mentales y una cucharada de pesar.
Caminando por los bordes de esta calle que ha visto todo, las sirenas me han cantado y me han dicho que estoy perdiendo mi razón.
Me lo estoy guardando.

Solía saber, y de que lo que sabía yo ya no sé. Supongo que debo cortar los lazos y cadenas que me atrapan, de cualquier manera, hablé y no me callé.
Hasta ahora he pagado facturas grandes por mi silencio y por ello es que me dirigo extraviado al final, estos cambios traerán mucho sufrimiento pero mi excusa será que me estoy ganando la vida otra vez, y así, probablemente podré presentarme con modales dignos, a decir las mil cosas que son ilegales moralmente.