Comprendo que las palabras que de nuevo habitan mi corazón son insuficientes, esas mismas que contienen ese ‘toque metafórico’ de manejar mis asuntos habituales, a un antojo que solo la persona mas íntima conoce. Pero como dejar de expresar o escribirte que siento un incremento de nostalgia cada instante al estar consciente que tu estás lejos y tus ojos pertenecen a otra gente, a otras calles que tan solo he caminado pocas veces o visto en noticieros. Me arrebatan las ganas de ceder mis secretos a los que me rodean, de ofrecer mis palabras, como lo hago aquí a personas extrañas a mis ojos; de no mantener mi sonrisa como máscara para que no me pregunten por que no estoy agusto y ser descortés. Siempre he pensado que se puede sentir soledad aun estando acompañado, esto ya lo he dicho de muchas formas. Estoy solo. Y sin embargo, no hago presencia de mi desolación con palabras que hablen de otra forma que no sea esta: la forma de mi ser. Bien, reconozco que no soy del tipo alma de la fiesta, pero tengo la alegría y las incontables expectativas del día a día, busco realizar mis sueños, trascender en las personas que quiero, ayudar a quien me necesita…Soy también aquel abstraido en mis locuras sentimentales, siempre prestando atención a pequeños detalles. Y a la vez me desmorona una sensación de estar en la cuerda del equilibrista, sintiendo el vértigo de la vida a flor de piel; es cuando tengo que encontrar algo que le de equilibrio al corazón, éste que tiene sentimientos duros de cambiar y desatar. A pesar de esto sustento las ganas de vivir pleno y en mis emociones me sostengo para no tocar el fondo, para no pensar demasiado y caer en cuenta de lo perdido. Saber que el olvido existe me esta haciendo cambiar pues temo por el olvido de mi gente, la muerte de mi ser en ellos, que poco a poco esta sucediendo. Y temo también por tu olvido. Es tan poco lo que queda por hacer, es tan poco lo que queda por decir, que me arrebata el deseo de salir y tomar carretera que me lleve a tu casa. Una casa que como dirección no solo tiene estas tres horas y media que me separan de ti, me apartan de ti. Se que todo lo que tengo por hacer esta puesto sobre la piel de mi sentir, un sentir que hace las veces de los latidos del corazón y me roba el aliento con la constante ilusión de pensarte cerca de mi piel. Entiendo que para ti lo mas senzato ha sido seguirme el juego en las noches que te quedas sola, no tendría por que ser de otra forma, lo entiendo. Quiero que sepas que estoy contigo, sin ti. Que este sentimiento no se condiciona a si me quieres menos o mas. Así de grande, incondicional y desinteresado es mi amor hacia ti. Eres lo que más necesito pero puedo desprenderme de ti. Cada amanecer que pasa no estando contigo deseo que sea el día que encuentres quien te quiera como yo porque se que te hará feliz. Sin embargo no quiero ser solo un fantasma que cruza por tu mente en tus ratos libres. Y así, me falta el impulso de correr abiertamente este sendero de contradicciones, tengo el anhelo de encontrarte aún situada en el puerto del corazón, del cual tantas veces quise alejarme con los ojos vendados porque no podía ser de otra forma.

Mantengo a la vista toda mi culpabilidad en esta distancia que me une cada vez mas fuerte a ti y que nadie comprende, tal vez ni tu; distancia que al mismo tiempo me hace conservar todo lo que esta en mi entorno, todo lo que me aguarda en el presente por esta osadía de tener el corazón partido en tres..Condición que enaltece mis ganas de existir en esta vida, que me da uno de esos equilibrios de los que hablo; con este deseo reservado y latente que contiene el hermoso e inédito sueño de un principio sin fin entre tu y yo.

Anuncios