Una gota resbala de mi taza de café, haciendo juego con mis lágrimas.
Vainilla, y no me alcanza. Me quema, me hiere.
Pretender cuesta más de lo que vale la realidad.
Fotos y reflejos. El presente que me abofetea contra el asfalto y me corroe.
El odio que se esparce por mi sangre. Como tinta diluida en mi piel.
Como uñas. Como dientes.
Como el más puro silencio.
Como tú.

Anuncios