Consideraba que alguna vez el sueño sólo es la impersonificación de nuestro yo perfecto; Nuestro yo perfecto para encontrar la manera en que pensamos atraer a esa persona especial sin nuestros defectos, a la única, sola persona que compartirá la vida y los días después del fin con nosotros por todo lo que vale.
Ahora considero que el sueño es un simple extracto de lo que viene…

¿Alguna vez has sentido que has perdido todo lo que podías perder?
¿Alguna vez te has acostado despierto en la noche preguntándole a Dios si un deseo es lo suficientemente grande como para ser negado?

A veces pienso en la vida como un recorrido del universo, donde el sufrimiento hace más grande a un corazón al igual que los árboles que crecen con la esperanza de algún día alcanzar el cielo. Pero lamentablemente nuestra pequeña versión del cielo sólo admite humanos: Flora y fauna se recaudan en el cementerio de la marchitud.
La historia comienza donde la quieres contar, en tu boca o en ti. Sería un cliché empezarla con un “Erase una vez”, por lo que la historia empieza sobre hechos, los hechos que únicamente vienen y vendrán a confirmarla:

Recuerdos de un parque dónde solíamos ir a ver el mundo expandido, un bosque virtual. Probablemente dos tazas de café o un buen vaso de vodka con camuflaje de botella de agua, todo acorde al clima (es gracioso, hasta hoy sigo preguntándome del clima), igual que como todo siempre lo es, cambiando el rumbo de la situación de oeste a extremo este.
No puedo evitar notar que tienes una sonrisa permanente, a diferencia de tus días antes de mí, cuando no le sonreías ni a tu propio reflejo.

Por años jamás te hubieras atrevido a decirle un te amo a nadie, sin embargo, decírmelo a mí, aunque para ti sea una obra de teatro, sé que mueres por gritarlo y por primera vez decirlo en serio, yo te entiendo, es una manera de no sentir vergüenza, a pesar de eso, es evidente que te gusta cuando te regreso el amor, tus ojos y tu sonrisa te delatan. Aprendí que jamás serás actora, y está bien, así no estarías ocupada el día entero atendiendo a la vida del glamour, rodando y aprendiendo las líneas de una nueva película.

Miles de historias en este parque, sólo una más contigo y conmigo.
Todos estos sueños compartidos, en el parque, bajo el árbol de los sueños. Una nota para el lector sería que la historia apenas comienza, en lo que escribo esto, se desarrolla una historia nueva, de un sujeto escribiendo amor en un cuento de hadas. Realidad.

Continúa en la siguiente página. Quizás mañana…

Anuncios