4463033045_fd1e308b7cUn sonido reverbera por el cuarto, un ronrroneo que simula máquinas de guerra. Huellas lunares debajo de las cobijas azules de oceanos sostenidos por tu espalda. Un lugar para el viajero nocturno: Soñador.
Algunas veces cuando duermo me habla, a lo largo de incoherencias y reposo en sonidos de cuna. Es como darte cuenta que lo más triste de dormir es despertar. Contar cada respiración hasta que ya no te alcancen los dedos, hasta que la monogamia deja de existir al igual que la magia…

Sueños de ambición, donde demonios, y fantasmas toman posesión de ti.
Tu mente… Gesticulando a tu alrededor palabras y la sangre es un compuesto entre tus huesos delirantemente; una línea paralela a las estrellas del techo.
¿Cómo se puede describir la profundidad utilizando el color? Colores virtuales.
Los colores comienzan a delinear tu forma y el sonido hace eco por toda mi cabeza, una y otra vez en intervalos perfectos. Me platica, me sumerge en mi último alivio.
En la noche, la delgada línea del horizonte es inexistente, o simplemente no la podemos ver, en resumen, no hay fin. El destino es el imaginario cuando los músculos se ahogan en una inactividad subconsciente.
Sólo en sueños mi pasaporte tiene validez para formar parte de tu vida, debe ser sencillo de suponer, eres sólo un sueño para mi.
Todo está tan claro, hasta que viene la parte más dolorosa de dormir: Lanzo el equilibrio hasta que finalmente golpeo la realidad y lo pierdo todo.

Buenos días.
Anuncios