Cold_light_of_morning_by_little_ruffy

Me siento bajo el cielo nocturno. Mirando al teléfono móvil en mis manos, re-leyendo las palabras en la pantalla de nuevo, soñoliento a su significado. Reconocía el nombre del enviador, pero no la persona que hablaba. ¿Cómo podrían ser una y la misma? Comencé a descreer en las duras palabras y las crueles acusaciones. Era como si no le conociera. La persona que confiaba, siempre allí para mí cuando el mundo se partía en dos. La fría y distante, hasta el día de hoy. Pensé haberlo imaginado, pero estas palabras no podrían explicar el silencio que había sido. Siempre había una excusa, y siempre razonable. Necesitaba creer estas excusas, necesitaba creer que no estaba perdiendo nada. Ahora no tengo el lujo. Sus mentiras me han herido profúndamente, fui lo suficientemente estúpido para bajar la guardia.

La peor parte fue preguntarme que había sido de la vida y si era todo verdad. La manera en que confié, hubiera sido genuina o un tema cuidadosamente calculado? Cuando me dijo que le importaba, que incluso me amaba, ¿qué habrán sido de esas palabras? En todo el tiempo, le conocí realmente? Todo fue una persona creada para ganarme? Los lazos han sido desatados injustamente.

Estos pensamientos dan vueltas en mi mente en lo que la realidad léntamente se desvanece. ¿Qué importancia tiene aunque hubiese sido real? Se terminó. Era claro. De cualquier manera, corazón roto.
Balanceo mi cabeza en silencio como la lluvia llega, la realidad finalmente hundiéndose. Junté mis rodillas al pecho y me quedé allí, meciéndome adelante y hacia atrás una y otra vez mientras los sollozos hacen eco entre la noche. El teléfono a un lado, imitando las palabras aún.

Pasé casi la noche entera en vela.

Despertando al llamado de la mañana y no sé a donde ir, no sé a donde me llevará. Pienso de toda la locura que ha venido a ser. Pienso en mi y de todo los problemas que hay en un planeta preocupado girando hacia algún grado extraño.

Días lunares se están sobrecargando y el calor me está haciendo transpirar constantemente, aunque de todas las gotas no llegan al piso por este frío ensordecedor. La noche regresa y con ella los mejores recuerdos que algún día tendre, puesto que no estoy para juzgar la vida al tono d ela noche.
Así que la vida continúa y con la vida, camino extraviado de manos a manos, hasta que finalmente pueda conocer una conexión con mis promesas más profundas, finalmente, para someterme a alguien más aparte de mi reflejo en el espejo.

Anuncios