Me dicen el desaparecido! Aún no he muerto ni esta página tampoco, simplemente no he escrito nada bueno últimamente y he estado ocupado. En esta ausencia han pasado cosas buenas más que malas, hace poco fue mi cumpleaños y el Blog finalmente cumplió sus 3 años! lo cual me hace sentirme muy alegre.

También estoy trabajando en un demo para finalmente lanzar una producción musical muy buena con la que espero llenar expectativas de muchísima gente, en serio que esta música que se está grabando va a ser de lo mejor que se ha hecho en México. Tengo confianza en mi mismo, lo malo es que me han obligado a cantar en español y aún no me acostumbro a controlar el idioma con mi voz, no sé escribir muy bien (apesar de escribir muy bien).

Total, voy a ser famoso, y esta página sufrirá por ello, así que probablemente haga unos cambios muy drásticos en lo que será este año 2011. Los dejo con lo último que escribí:

 

 

Mirando al cielo nocturne, puedes ver cientos de luces de estrellas distantes que están a miles, incluso millones, de años luz. Cuando miro al cielo durante la noche, no sólo veo cada estrella, pero comienzo a pensar acerca de lo que no podemos ver. Todas las millones (incluso billones) de galaxias en las profundos pantanos espaciales.

En lo que continúo maravillándome por lo vasto de nuestro universo, comienzo a comprender que dentro de esos millones de galaxias hay de billones a trillones de estrellas. Y si eso no fuera lo suficientemente sorprendente, en cada estrella, orbitan planetas y otros objetos. La tierra es un planeta, una estrella orbitando, en una galaxia, en un universo de billones de galaxias.

Ahora, finalmente comprendiendo esto, me maravillo en como nosotros, humanidad y especie, somos parte de algo tan vasto y absolutamente hermoso. Cada vez que veo las estrellas en sus formas más gloriosas, me recuerdo a mí mismo de estos hechos.

Mirar las estrellas como un niño, desearía poder conocer más de lo que hay allá arriba. Para regalo de navidad hace años, me regalaron un telescopio para que pudiera ver más cerca la luna y las constelaciones. Esa noche, construimos el telescopio para ver la luna y noté una estrella realmente brillante. No sabía que  no era una estrella en ese entonces. De hecho, era Venus.

En ese momento me enamoré de las estrellas. Quería aprender mucho más de lo que fuese humanamente posible acerca del universo. Ahora, que soy más viejo, puedo alimentar un poco más ese sentimiento de constantemente aprender más.

El día de hoy, con el poder de las nuevas tecnologías, podemos ver profundamente en el espacio y lo que al menos nosotros percibimos como los bordes del universo, si es que eso existe. Estas visiones del espacio me permiten explorar nuevas maneras de expresar el espacio alrededor de nosotros. Cada día trato de explicar cómo cabemos en este universo y cómo todo funciona con las matemáticas y ciencia.

Con los descubrimientos modernos, como la habilidad de detectar hoyos negros, se generan muchas más preguntas. Mi fascinación está en tratar de encontrar las respuestas a estos interrogatorios.

 

Anuncios