house-hill

^[Inhala.]

Sueña de regreso a cuando la luna nos dio nacimiento, de regreso a cuando fuimos escupidos en una gloría plateada. Cuando eramos de marfil y oro, a salvo en el capullo de lo que creiamos que era amor. Piensa de regreso a cuando estabamos en el halo, en la preciosa aura de las posibilidades, protegidos por la delgada cinta de lo que podría ser, lo que pudo ser; el espectro entero del “qué sería si…”

[Cierra tus ojos.]

Deja la decepción gotear desde las puntas de tus dedos, deja cada fracaso individual resbalarse de tus hombros desplomados. Trágate el agrio arrepentimiento y deja el desencanto filtrarse por los poros de tu piel para dispersarse en las parpadeantes luces del anochecer. Libera la idea de que el amor significó perfección, libera la noción que tienes del amor siendo perla y diamantes, rubí y jade.

[Exhala.]

Date cuenta que cuando nuestras espinas se hayan desintegrado, cuando nuestras palabras se hayan disuelto, cuando los recuerdos entre nosotros se hayan erosionado y reducido a cenizas, no seremos más de una fotografía desvanecida. Serás la mujer de ojos de vinilo que alguna vez se vio como madonna y yo seré el hombre que usa saco y corbata en los campos de trigo.

[Trágate tus dudas]

Piensa en como un día nadaremos por las constelaciones con la esperanza haciendo espuma en nuestros labios, con la fe incrustada en nuestras mejillas. Piensa en que tan bellos seremos en ese momento, que triste. Seremos como la muerte del oceano, el cielo tragándose la tierra. Seremos las magnolias marchitadas, rizándose sobre el frente de la entrada, de la casa capeada, decaida en la colina. Seremos el faro destruido en el acantilado, aún aferrándonos al pasado antes de que cayeramos al horizonte en nuestras rodillas.

[Abre los ojos.]

Date cuenta con todo lo que tienes que cuando el tiempo se haya doblado en si mismo, cuando la atmósfera se haya colapsado, nos alcanzaremos el uno al otro. Date cuenta que cuando alcances mi mano, yo alcanzaré tu corazón. Entre la distancia, el tiempo, las peleas, las lágrimas, los malentendidos. Entre el espacio, los años, las promesas rotas, los defectos, nos alcanzaremos. Hasta que nuestros dedos se toquen, hasta que nuestras bocas se conozcan, hasta que estemos envueltos en la posibilidad una vez mas.

[Ahora, déjalo ir.]

Anuncios