Los miedos que llevo son palmas ansiosas sobre mis hombros golpeándome hacia abajo y resbalándose en mi piel para llevar olas de pánico a mis venas. Están mordiéndose de mis tobillos y rompiendo mis sueños, es el presente a donde sea que miro, por que no importa cuanto trate, puedo huir de todo menos de ti. Estoy temblando y hablando sin razón y cayendo a mis rodillas antes de poder recurrir a mis pies y corriendo hasta que mi pulso sólo es un cañón en el eco de una pared.

Perdona que escape. Te pido una disculpa en caso de que me encuentres escondido y sollozando en un rincón con mi cabeza escondida entre mis rodillas y mis dedos enterrados en el lodo y mi corazón enterrado en rosales. Trata de entender que quiero compartir mis secretos contigo, pero tengo miedo de despertar vacío con la ventana abierta y mis vulnerabilidades derramándose en los rayos del sol al amanecer.

Verás, tengo miedo de no ser lo suficiente, o ser más de lo suficiente o que te canses de golpear tu cabeza en contra de la pared para terminar corriendo a los mismos callejones sin salida a los que me meto. Tengo miedo de exasperarte con mis maullidos en tus rodillas y mis demandas rompiendo la piel de tu lóbulo. No soy fácil o simple y un día vas a despertar para darte cuenta que esa verdad particular es más grande de lo que imaginaste.
Te darás cuenta que estoy rugiendo complicaciones y puños agresivos y tesoros resguardados que quizás siempre quisiste.

Pero a pesar de todo esto, a pesar de toda la frustración y el dolor, estoy esperando que quizá puedas pensar que lo valgo. Que quizá me pelearás cuando mis ojos estén salvajes, que me perseguirás cuando estoy huyendo de la luna creciente en mi despertar. Estoy esperando a que me quieras lo suficiente para convencerme de lo contrario.

Que murmures canciones a mis oidos para facilitarme el momento
Que me tararees verdades hasta que pueda creer al fin.
calma, seguiré ahí en la mañana

Anuncios