He estado pensando mucho últimamente y he llegado a la conclusión de que es difícil reinventarse uno mismo ya a estas alturas de la vida (ojo, no estoy diciendo que es imposible, sólo difícil). ¿Cómo se hace para seguir adelante en una nueva vida cuando aún sigues en el carril de la otra? ¿Dónde comienza uno? – Por decirlo de alguna manera ¿no?

Existen demasiados libros que hablan de lo que estoy planteando – pero la mayoría son escritos para profesiones. Yo estoy hablando de cavar hoyos muy profundos dentro de uno y encontrar la respuesta a dos cosas: ¿quién eres? ó ¿qué quieres ser? Porque después de un cambio de vida claramente ya no eres quien solías ser. A pesar de los amigos y la familia deseando que simplemente retomaras tu camino como la misma persona de antes.

También llegué a la conclusión de que el reinventarse debe comenzar por encontrarse las cosas que te importan, en que morales crees y por cuales te riges. El valor de las cosas, el valor de ti mismo. Quizás escribir una “declaración” por la falta de una mejor palabra, para ti mismo sea un buen comienzo. Algo en que pensar – entonces, claro, tendrías que saber y entender que es como una misión. Yo al menos te diré lo que no es – Una foto de ti colgando de una pared para que todos ven pero que no les afecta. Las mismas que ves colgando de los pasillos de las empresas.

No necesariamente estoy escribiendo esto por el hecho de que han sucedido eventos fuertes en los últimos 6 meses de mi vida, creo que de cualquier manera hubiera llegado a analizar una situación similar y darle un pensamiento más profundo. Tampoco es que quiera lucirme, ese ni siquiera es el punto de este sitio. Pero creo que por sobre todas las cosas, lo que realmente me inspiró a escribir esto fue que he pasado por el mismo proceso muchas veces, que lo sigo viviendo, y lo voy a seguir viviendo. Estoy en la parte en que me estoy dando cuenta de que personas me importan y cuales no, que cosas me importan y que cosas no.