Mi mundo afuera en las calles; agua dentro, agua fuera, ni despierto ni dormido con un bostezo atorado que despega en altamar y sale reluciente por el otro lado. Estoy menguando luces cubiertas de estática caminantes desde el cielo, con la brillante idea de querer construir sobre lo mojado. Estoy anclado en un lago de telarañas pero mi mundo ahí, total ingenuo excavador, y yo, su humilde servidor aconsejándole:

Flor, ya no cultives el fuego con agua en jardineras, ya no emanes la filosofía de la imposibilidad dentro de un bote plástico. El frenesí es parte de tu humanidad y estás destrozando cuál rostro pase por esta lánguida imitación de una ciudad.

Ay mundo, ¿Qué estás haciendo? ¿Por qué haces que todo me suene a madera hueca en este universo de espacios huecos?

La aclaración se vuelve completamente ajena a tu luz y todo se siente al revés. Las flores madrugando cuando el sol se oculta y yo de cabeza flotando por las nubecillas.

Óyeme a los ojos mundo… Proyección de mi corazón, nunca ausente y nunca lejos, insisto en vivir si me muero. Porque me siento verdadero con tu anillo en mi dedo, mis palabras ya no gritan y sólo caen muertas sobre la arena, igual que un avión en picada… Y si mi amor fuera más profundo caería de abajo hacia arriba para volverse la infame instancia que mata a los hijos de tus hijos. Te saludo y te abrazo por relucir como relámpago azul en medio de toda esta sobre valorada luz. Por dejarme besar sin poner cachete frío como agua de mar y desafiar lo que es ser un humano. Ya no sé si tus ojos son calipso, pero conocí la morfina de tu espacio y tus calmas fluorescentes. Paraguas transparente, alguien que sintió lo mismo.

Hoy en jueves de domingo, con el tiempo al revés me siento de este color, en el árbol allí dónde lo lejos y esto pasa cuando estoy próximo a cerrar las persianas de papel. Mis cuentesillos quizás no tienen mucho sentido para el oído sencillo pero es ruido lento, ruido poderoso, completo orgánico inverso en polución con el frío de los ojos cuadrados disparando voces de olvidos tristes que no son recuerdo.

ámame poquito, hoy…
Anuncios