Imagen

Sería una falta de respeto por mi parte decir que no valiste la pena, aprendí muchas cosas y las seguí aprendiendo incluso en estos últimos días. Aprendí lo increíblemente leal que puedo serle a alguien más incluso cuando estás siempre tú, empujando y empujando al borde de la locura, también me ayudaste y aprendí que sigo teniendo el mismo carisma que cuando tenía 15 años. Que no he muerto por lo que representó tener que convertirme en un adulto a prisa, el Thuriel que conociste no ha muerto del todo, me imagino que lo notaste, pero yo no lo sabía, gracias por demostrármelo.

No pude decirte que me puso algo triste la despedida, hubieras mutilado tus palabras para quitarme las fuerzas de mi decisión y me hubieras hecho pensar dentro del contexto de todo lo que pudo haber sido de no ser por tu traición y ese es precisamente el punto, todo el daño que me causó y que me sigue causando sin poder superar las paranoias que incluye. La conexión es probablemente una de las cosas más queridas que cualquier ser humano puede tener, por eso entiendo como te sientes. Como un niño estuviste jugando con fuego, hiciste tu parte y lo hiciste todo. Pero esas palabras que salen de tu boca, dan miedo y ese amor que tienes, ese que cargas, crecería y crecería hasta que quedes enterrada y no quedaría nada más que tristeza y una cicatriz sin palabras y sin nada. Ya lo hicimos una vez y fue una locura. Decidiste destruir todo al irte, y ponerme el cuerno mientras yo simplemente le tomaba fotos a todo lo que hacía en el día para mandártelas en la noche y que supieras como estuvo mi día, poder contártelo en detalle y que de alguna manera hubieras podido sentir que a la distancia lo viviste conmigo.

¿Alguna vez te conté que tuviste mucho que ver en el fin de mi relación con Lorraine? No es algo que le haya contado a alguien aún, sin embargo me estoy sirviendo de publicarlo en un Blog que el mundo entero puede ver. Incluso la misma mujer citada (espero que no lo lea porque va a decir que eres bien puta y que yo soy un cabrón). Es extraño, ese es un dato que ni loco se lo revelaba a nadie, principalmente por el hecho de que podrían pensar que soy un traicionero como tú, lo cuál no es el caso en lo absoluto. Tu participación fue simple y llanamente una casualidad de que me trastornaste mucho la manera de pensar, de una manera abruptamente fea, lo bueno que recobré conciencia, aunque ya muy tarde, no debí de empezar con ella en primer lugar, cobré conciencia después de matarme poquito a poquito por romperle el corazón, me hizo sentir tan mierda como mi papá era.

Nunca entendí tu intención de volverme a hablar, podías estar lejana todo el tiempo sin la más mínima preocupación, sí, jamás entendí tus regresos. Y fue raro porque cuando me confesaste tu amor hace unas semanas no me sentí triste. No me dije “coño, por qué ahora” o “puta, qué confusión”. No, de ninguna manera, no sentí nada por ti. Aunque si me causó tristeza de alguna manera el no sentir nada por ti, me dio lástima. Sé que es por el hecho de que tengo ahora a alguien increíble a mi lado, que en menos tiempo de lo que te tomó a ti, me ha llegado a conocer más que nadie, que es mi mejor amiga y pareja. Y a la vez, también sentí alegría. Por tener un amor tan fuerte y porque de no haber sido por tu traición, tal vez nunca hubiera conocido a la persona que amo. Así que gracias (si quieres).

Has sido borrada, ya no existes y has quedado reemplazada completamente. Eres el enunciado que quedó incompleto, mi tiempo pasado. Has sido borrada y ya no existes. Me despido de ti.

Pero hey, cool off your jets, no more regrets (recuerdo que te gustaba cuando decía esa frase, jaja…) seguimos de pie y tienes que recordar las cosas buenas, abrazar los recuerdos que tuvimos de buena gana y seguir con la vida porque no se detiene. Tienes que recordar que lo que haces en tu vida puede afectar lo que otra persona está haciendo en su vida y eso cambia todo. Así de maravilloso es. El Amor.