Imagen

Sería un mundo bastante extraño, la verdad; tal vez no sería lo mejor que pudiera pasar, pero eso no quita que Björk es una mujer que trascenderá a lo largo de la historia.

A muchos no les gusta en absoluto su música, otros hacen el intento por escucharla sin comprenderla del todo; a algunas personas incluso, les parece desagradable desde su físico; otras más no pueden verla ni en pintura. Lo cierto es que está muy adelantada para nuestras épocas. Como el tal Leonardo Da Vinci.

¿Qué es lo que me atrae de ella? Su simple pasión por el arte, por la naturaleza, la vida y todo lo que ella hace. Su voz es espectacular, las letras de sus canciones son impresionantes y claro, en algunos casos, incomprensibles. Muchas personas se drogan para “abrir su mente”; les aseguro que ni metiéndose todas las drogas que existen por donde quieran podrán “abrir su mente” tal como ella lo hace. Su capacidad para crear ritmos y sonidos; la forma de actuar (véase su película Bailando en la obscuridad) es algo de otro nivel.

Si todas las niñas fueran como Björk, el mundo tal vez no sería perfecto, pero pueden estar seguros de que veríamos a todas las chicas cantándole a la primer gota de lluvia de la primavera, y las veríamos también bailando con trajes de cisne o de águila al ritmo de un trailer frenando con motor. Sería un mundo gracioso.

Admito que algunas de sus canciones y videos me sorprenden y me dejan prácticamente con cara de pendejo (no, no le voy a echar toda la culpa a Björk… … graciosos…), muchas veces sacan de onda, como su más reciente disco, Médulla; si se trata de describir ese disco con una sola palabra sería: Difícil. Con dos sería: Muy difícil… Con tres: ¡No seas cabrón!.

Este blog intenta convertirlos en seres un poco más cultos. Así que de tarea tienen escuchar por lo menos tres canciones de Björk. Les dejaré unas fáciles: All is full of Love, Play Dead e Hyperballad..