Buscar

Coffee Shampoo

Reviews, Música, Arte y Café

Categoría

Myself

I’m Tired.

windows22There was never a road to paradise, just a path we paved for ourselves and a shadow, the same one we thought was the person we loved but all it was, all it will ever be is an unfulfilled dream or fantasy. You’ve always been kind of like a jewel on a crown to me, without you, it’s all incomplete, like a fish without fins or birds without wings.

I’m tired of feeling lost, afraid and misunderstood. Tired of wondering if I’m letting someone down by the choices I’ve made. I’m tired and tired of getting my feelings hurt, my ego bruised and my heart broken. Tired of showing these called emotions. I’m tired of being me and weak… of trying to be this person I cannot see. Tired of the pain and all the struggly I’ve put upon myself. Tired of not being the person I used to be, of hiding, of hoping, of healing. I’m just tired.

If it’s okay to be who I am, then why is it not okay for someone to keep me close? I get turned away. My soul is tired and my body is very wasted. My collar heart is sinking low and these eyes of mine got teary just because I know I could have done something different, could have said something different, could have been someone different.

I’m tired of all the hard work of healing, tired of failing and falling. I’m tired of things, people and their notions. Tired of their motions and their commotion. I’m tired of everything inside and out, of hating.

All I get is heartache whilst all I want is happiness, all I want is for someone to. – I don’t want to be rejected. How can I not be the problem after so many failed relationships? I’m too nice maybe, or too emotional, I worry to much perhaps or I talk too much. Maybe I’m too faithul. My heart hurts and it shouldn’t right now. Not now that the fight is so hard.

Anuncios

Grief Exposed.

La noche anterior mientras trataba de dormir, los pensamientos comenzaron a jugar con mi mente y me privaron de un sueño profundo. Pensé en pararme a escribir, como lo hago ahora, pero finalmente sucumbí al cansancio y me quedé dormido. No recuerdo exactamente que estaba soñando y eso me molesta bastante. A veces siento que sueño cosas que tienen un mensaje. Pero la noche anterior fue más bien un sueño de sufrimiento que no puedo señalar muy bien. No puedo identificar lo que era tan claro como lo que estoy escribiendo ahora. Simplemente fue una noche con pensamientos que vienen del sufrimiento.

Estoy llegando a los días oscuros pero un poco tarde. Usualmente experimento estos días en la primavera, empezando abril, y usualmente dura el resto del año…Con cada año que pasa desde que se murió mi papá, llamo a los días después de él, los días “oscuros” de mi vida. Incluyo los días festivos como la navidad porque me han dejado un vacío que no puedo llenar. Simplemente puedo vivir el momento pero no encuentro ese clic que me hace ver al futuro. La vida simplemente parece ser un día de negocios. Las distracciones son lo que me funciona.

Estoy pensando en aquella vida pasada que anhelo, aquella que se me quitó de golpe, y en el despertar de esto, no me quedé con mucho para poder reconstruir. No estoy seguro de cuál es el mensaje para mí. Normalmente mi pesimismo no me deja encontrarlo y ya me acostumbré a que sea así. Todavía me pregunto “¿Por qué a mí?” muy seguido. Puedo voltear al pasado y preguntar eso muchísimas veces, tantas que una persona normal ya se hubiera vuelto loca hasta este punto. Mantengo la fe en que algún día estará claro para mí, de por qué no tuve lo que ellos tienen, y con ellos me refiero a esos que si pueden disfrutar de lo que se me quitó, crecer con ellos, compartir los momentos importantes. Mis brazos me duelen de la pérdida. No puedo describir en palabras el vacío tan profundo de sentir.

Espero que algún día las cosas tengan mas sentido, pero por ahora, estoy en pérdida, mi corazón, roto, se siente expuesto y hago ríos con los ojos. Ahora escribí esto que prácticamente describe mi dolor…

Sometimes I just want to go back because going forwards means the distance between me and you fades and all I’m left with is the faint hint of who you were in my life.

Hasta la próxima,

R.

Mortality.

walk the night“Leave my loneliness unbroken! – quit the bust above my door!
Take thy beak from out my heart, and take thy form from off my door!”

Not idly do all the leaves of trees fall, for not it is always an evil doom that’s set in their path. And yet I know not how I should speak of those. When I first look upon them, unhappiness can be perceived, like an old white flower standing straight and proud, shapely as a lily and yet so hard, suddenly falls. Easily reminding of the latest days of me.

Late after sunset, I speak to the darkness, alone, in the bitterness of the night, when all life seems to be shrinking and the walls closing in about me, a hutch to trammel some wild thing in.

Everytime before dawn I wake to the same dark hour of the night, nearly morning, yet it’s like going away on journey long without a word spoken, from crueltyland to western shore, from northern waste to darkling woods, walking at my own will, though. As my shoes lead me through the sorrow, not a single healing hand is in sight, and my back is beneath all the load of a burning brand, like a weary pilgrim on the road.

I fear that the time may come when none will return, when there will be need of valour without renown, for none shall remember the deeds that are done in the last defence of my home. Yet the deeds will not be less valiant because they are unpraised.

Well, here at last, in the ache of those who are dead, I am beginning to feel old, I feel it in my heart of hearts. It’s been badly preserved indeed. I feel all thin, sort of stretched against the clock, if you know what I mean, like butter scraped over too much bread. This doesn’t feel right. Many that live deserve death but many that die deserve life and I cannot give it to them, so how am I entitled to deal out death with my poor judgement? I have not much hope left, that I will be cured of this before I die, but there is a chance of it, for good or ill, before the end.

Sometimes, to get away from the pain and sorrow I like to think of myself at the sea, white gulls crying, the wind blowing and white foam flying whilst round the sun is falling, under cloud and under star, then turn at last to home afar along with the breeze or with the music welling underground from invisible hollows quavering and sound by sound, sighing, whispering, wavering that there’ll be a time when the world is relieved of hurts and mischances…

Wandering far in my mind, where the leaves have fallen, I can grasp at moonbeams glistening, lightly fleeting of off the ground, leaving me lonely still to roam, in the silent shadows of the night. Long has been the way that fate me bore, long ago he passed away, and yet I cannot see him. I cannot see him.

La Calle

Miro la calle profunda y vacía, con ella se fueron los recuerdos de otros días que han pasado hace muchos años. La nostalgia, la añoranza de sentir la calma que invadía mi corazón, la misma que no supe aprovechar. Una ligera capa de neblina cubre las cumbres en mi horizonte, como cuando estábamos caminando cuesta abajo de la mano, en medio de la noche, con una ligera dosis de cerveza corriendo por las venas, en ese momento sólo podía pensar que qué pasaría si alguien decide atacarnos, ¿El alcohol inhibiría mi agilidad física para defendernos del ataque o sería lo suficientemente capaz para hacerle guerra?

No lo sé, siempre he pensado en el hecho de si soy capaz para hacer las cosas que me propongo, anteriormente solía hacerlas con gran facilidad pero a lo largo de la calle me fui haciendo más viejo y con el tiempo, he ido fallando en cada una de las metas que me he fijado. Sigo latente en la más grande y espero que no termine por derribarme.

Miro al espejo, las manchas en mi cara que me han acompañado en los últimos años, sobre todo desde que se murió mi papá y reflexiono sobre el cambio tan latente de mi forma de vivir, de mi forma de ver rostros observándome en la noche, de mi forma de digerir la tristeza. El habitar en mí jamás había sido tan hostil como lo es en este presente y pienso que estoy marcado para siempre, en un proceso que parece nunca terminante de cicatrización.

¿En dónde están las memorias? Quisiera escribirlas en un libro de esos de ‘autobiografía’, son muy bonitos porque siempre son verdades hechas mentira para corregir las cosas que hubieramos hecho diferentemente.

Miro la calle profunda y vacía, indeciso entre seguir los recuerdos o meterme a la casa.

Cuando la navidad significa dolor.

El dolor por perder a alguien, en la navidad se siente como ningún otro. El pesar no conoce un día, ni conoce el tiempo, viene y te visita cuando quiera, como quiera. Ni la navidad, ni un cumpleaños, ni cualquier fiesta lo mantiene alejado. Cuando muere alguien, esas festividades son difíciles. No importa cuanto tiempo ha pasado, ni como pasó. Ninguna festividad vuelve a ser lo mismo.

He tenido que cambiar mi punto de vista de la navidad, especialmente desde que mi papá murió hace 1 año y medio. Esta sería mi segunda navidad en la que no voy a envolverle un regalo para que lo abra en la mañana, y la segunda en que no voy a verlo cocinar lo que mejor le sale. Cuando pierdes a la persona que mas quieres, te das cuenta que desconoces la gravedad de este espacio.

Este espacio de dolor es abrumante al punto en el que nada tiene sentido y sólo quieres quedarte en la cama, taparte con las cobijas y olvidar que todo pasó. Lo malo es que si pasó y es tan difícil decírtelo. No hay palabras que puedan describir el dolor y pesar adecuadamente, por perder a ese alguien. Las películas en las que alguien muere, los libros, los cortometrajes, todo me regresa a eso. Duele mucho más allá de la creencia. Despertar para saber y entender que hay un hoyo enorme creado en tu corazón. Inimaginablemente

Las etapas del dolor son bienvenidas los primeros días. El shock te ayuda en los primeros días difíciles justo después de la pérdida. De hecho, me acuerdo de cuando me preparaba para celebrar la vida de mi papá, a dos días de su muerte, no sentía dolor. Incluso hablar de él y su partida parecía salirme bastante fácil y natural. Pero fueron los días siguientes los que me hicieron caer arrodillado preguntando por qué.

No hubo respuesta. Sin importar la sabiduría e inteligencia emocional que uno pueda tener, esos golpes te van a dejar marcado y el dolor regresará en el momento en el que menos te lo esperes. El silencio, la soledad y las noches me regresan a ese dolor tan fuerte de sentir, especialmente ahora que se ha acumulado y que viene en un día que era tan especial de pasar con esa persona. La navidad pasó de ser un día de sonrisas a ser un día más de dolor intenso y pensamientos suicidas.

Esta sería mi segunda navidad en la que no le envuelvo un regalo y lo veo abrirlo, siendo por el hecho de que ya no habrán más navidades para mí. Se terminó. Esto no tiene un final feliz, y los días 24 y 25 van a ser de los más agonizantes en el año.

Until the next time,
~R.

Subir ↑